Propiocepción

Al sumerginos en una asana, atendiendo a que lo que sucede en nuestro cuerpo, favorecemos el desarrollo de la propiocepción que nos lleva a conocer la posición de las diferentes partes de nuestro cuerpo. Este sentido de la propiocepción nos informa también de si el cuerpo estás activo, tenso, en reposo…
Al escuchar en clase la indicación “revisamos una y otra vez la postura”, al mismo tiempo que esa actitud nos lleva al momento presente, además nos recuerda la importancia de conocer nuestro cuerpo. Esta indicación también nos proporciona una herramienta muy valiosa para conectar con el cuerpo (y con la mente) fuera de la sala de Yoga en el día a día. Se favorece de este modo una capacidad de comunicarnos con nosotros mismos (cuerpo y mente), de corregir una inadecuada posición o de advertir una tensión física que, con la práctica del Yoga, aprendemos a disolver. De este modo , actuando en consecuencia a los avisos del cuerpo, podremos facilitarnos un mayor bienestar y calidad de vida.

(Javier Díaz)

Namasté.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s