Donde se encuentra la ira

«Un monje decidió meditar solo, lejos de su monasterio. Llevó su barco hacia el medio del lago, lo ancló allí,cerró los ojos y comenzó a meditar. Después de unas horas de silencio imperturbado, repentinamente sintió el golpe de otro barco que chocaba con el propio. Con los ojos todavía cerrados, sentía su ira aumentando, y…