Donde se encuentra la ira

«Un monje decidió meditar solo, lejos de su monasterio.

Llevó su barco hacia el medio del lago, lo ancló allí,cerró los ojos y comenzó a meditar.

Después de unas horas de silencio imperturbado, repentinamente sintió el golpe de otro barco que chocaba con el propio.

Con los ojos todavía cerrados, sentía su ira aumentando, y cuando abrió los ojos, estaba dispuesto a gritar al barquero que había perturbado tan descuidadamente su meditación. Pero cuando abrió los ojos, se sorprendió al encontrar que era un barco vacío que lo había golpeado. Probablemente se había soltado de sus ataduras y flotaba a la mitad del lago. En ese momento, el monje tuvo una gran realización. Él entendió que la ira estaba dentro de él; sólo necesita el golpe de un objeto externo para salir hacia fuera. Desde entonces, cada vez que se encontró con alguien o algo que lo irritaba o le provocaba enojo, el recordaba, que la otra persona era simplemente un barco vacío, que la rabia estaba dentro de él.»

(Rumi)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s